MEDIO TERRESTRE

A primera vista se pensaría que la isla está despojada de vegetación. Sin embargo, los procesos de erosión, meteorización, la oferta de guano aportado por las aves y las lluvias que logran mantener una humedad relativamente alta, han permitido el establecimiento y desarrollo de ciertas algas y líquenes.
La isla alberga una fauna terrestre muy particular, bien adaptada al sustrato rocoso y dependiente en gran parte de la escasa vegetación existente y del aporte de los nutrientes provenientes del mar. Entre estas especies se encuentran cuatro de carácter endémico, es decir que únicamente se les encuentra en la isla de Malpelo:

Ph: Sandra Bessudo / Yves Lefèvre

En cuanto a la avifauna, se encuentra la colonia más grande del mundo del Piquero de nazca (Sula granti, ver foto). Estas aves, junto con otras especies, son las responsables de mantener el equilibrio ecológico en la isla, ya que el guano que producen (rico en fosfatos y minerales), sirve como fertilizante para la escasa vegetación y como alimento para algunos invertebrados, reptiles y crustáceos. Igualmente, el guano que escurre con el agua de las lluvias hacia el mar, es la base para la producción y existencia de algas y otras formas fitoplanctónicas en el mar.

Ph: Sandra Bessudo

Sesenta especies de aves marinas han sido reportadas para la isla. Entre ellas las fragatas (Fragata minor y Fragata magnificens), petreles (Oceanites gracilis, Oceanodroma hornbyi y Pterodroma phaeopygia) y gaviotas, entre las cuales Creagrus furcatus de hábitos nocturnos, la cual es nativa de las islas Galápagos (Ecuador), la isla del Coco (Costa Rica) y Malpelo (Colombia). Muchas de estas especies de aves se encuentran en algún estado de amenaza.

Ph: Fundación Malpelo y Otros Ecosistemas Marinos