AMENAZAS

Pesca ilegal en el área del Santuario

Ph: Sandra Bessudo

Periódicamente son avistadas y en algunos casos retenidas, embarcaciones de bandera nacional y extranjera que realizan faenas de pesca ilegal dentro del área marina protegida. Actualmente, la pesca ilegal ha disminuido por parte de las embarcaciones colombianas, pero en los últimos años, ha habido un aumento de ilegales provenientes de los países vecinos.
Para contrarrestar esto, el Gobierno Nacional viene trabajando junto a la Fundación Malpelo y en cooperación internacional tanto con Costa Rica como con el Ecuador para luchar conjuntamente contra esta problemática. En el 2017 se aprobó la ley 1851 en la cual se establecen medidas para contribuir a prevenir, desalentar y eliminar la pesca ilegal y el delito de ilícita actividad de pesca en el territorio marítimo colombiano. Las sanciones para este tipo de actividad van desde una conminación escrita hasta decomiso de embarcaciones y cierres de establecimientos pasando por multas y suspensiones, revocatorias de permisos o prisión.

Pesca incontrolada en la zona de influencia del Santuario

Ph: Sandra Bessudo

La pesca incontrolada o la sobrepesca, está reduciendo significativamente las reservas de especies de gran valor económico, en algunos casos consideradas en riesgo de extinción global y determinantes para la seguridad alimentaria regional y mundial.
Algunas de las acciones importantes que se han venido desarrollando con el apoyo de la Fundación Malpelo son:
– Creación de la Autoridad Nacional de Pesca y Acuicultura Sostenible de Colombia (AUNAP).
– Implementación del Plan de Acción Nacional para la Conservación de Tiburones y Rayas de Colombia.

Desarrollo de actividades de ecoturismo y perturbación de la fauna

Ph: Sandra Bessudo

El buceo deportivo puede impactar negativamente ecosistemas de alto valor biológico. Actualmente, se realizan aproximadamente 30 viajes al año y 600 buzos visitan el Santuario anualmente, lo que supone la necesidad de un manejo especial de las áreas naturales utilizadas, más aun cuando estas cifras están año tras año incrementándose.
Perturbar la fauna es tratar de tocarla o alimentarla. Por eso, en un área protegida este tipo de acciones están prohibidas para evitar un descenso en su natalidad o cambios en su comportamiento.

Uso indebido de las zonas de amarre

Ph: Parques Nacionales Naturales de Colombia

Tirar el ancla daña los fondos de este santuario. La Fundación Malpelo, con el apoyo de la Armada Nacional, Parques Nacionales y los operadores turísticos, hemos puesto varias boyas de amarre para las embarcaciones que realizan los relevos del personal sobre la isla y para uso de las embarcaciones de buceo.